Es común dejarse llevar por ofertas en pinturas sin fijarse en la calidad del producto. De esta manera estamos corriendo el riesgo de elegir una pintura que a la larga ocasionará más gastos porque generará problemas muy tempranos relacionados con la resistencia.

A primera vista, comprar una pintura de buena calidad puede parecer la opción más cara, pero al tiempo te darás cuenta que ha sido una gran inversión en dinero y tiempo, beneficiándote en todos los sentidos.

Entonces, ¿Cómo elijo una pintura de buena calidad?

Existen cuatro claves que no puedes olvidar si estas pensando en comprar una pintura para decorar tu hogar: rendimiento, lavabilidad, adherencia y poder fungicida.

pintor en escalera

1- RENDIMIENTO

El rendimiento nos lo indica el fabricante y esto determinará la cantidad de pintura que puedas necesitar. Piensa que a mayor rendimiento necesitarás menos cantidad de pintura, en cambio si eliges una pintura de bajo rendimiento necesitarás más cantidad de la habitual.

No tiene ningún sentido comprar dos botes de pintura de 25 euros cuando puedes hacer lo mismo con un bote de pintura que cuesta 45 euros. Este error nos lleva a trabajar más tiempo, cargar más botes de pintura y aplicar un producto de inferior calidad en nuestro hogar.

2- LAVABILIDAD

Si optas por una pintura de alta calidad estas optando por una pintura lavable con gran resistencia al frote húmedo. Olvídate de ver manchas en tus paredes, huellas de manos, un café que se derrama o tu hijo que le ha dado por hacer una ilustración en la pared, con un trapo, agua y jabón volveremos a tener las paredes como nuevas.

En cambio con una pintura de baja calidad habrás arruinado en sólo unos segundos el trabajo de pintar durante horas o días.

3- ADITIVOS FUNGICIDAS

Que una pintura contenga aditivos fungicidas es un extra que nunca viene mal, ideal para los ambientes afectados por la humedad. Estos aditivos confieren excepcionales prestaciones que evitan la aparición de manchas relacionadas con la humedad, como el moho.

Si nos informamos bien podemos encontrar una muy buena relación calidad-precio en pinturas, no te dejes llevar sólo por el precio. Investiga los rendimientos, lavabilidad y los aditivos fungicidas que posee antes de comprar, no tomes decisiones que te lleven a cargar más material, a trabajar más tiempo, a no conseguir el acabado deseado y a la larga gastar más dinero.

No olvides preguntar al vendedor otros detalles que te vendrán bien conocer:

¿La pintura salpica mucho?, ¿Se adhiere bien al soporte en el que voy a pintar? (Yeso, cartón-yeso, revocos, cemento, etc.) ¿Amarillea?

Con estas 3 claves para detectar la calidad de la pintura esperamos haberte ayudado en la decisión de la compra de pinturas para el hogar. ¡Nos vemos muy pronto!